Un verano refrescante

Revisa el sistema de climatización cada 2 años o 60.000 kilómetros.

El sistema de climatización ayuda a que el aire del habitáculo sea más puro, y por tanto saludable.


En los días especialmente calurosos, no es recomendable poner el aire acondicionado por debajo de los 24ºC. Y es que, cuanto mayor sea la diferencia térmica entre el interior y el exterior del vehículo, más posibilidades existen de sufrir un golpe de calor al salir del coche.


Siguiendo con los días de más calor: antes de poner el aire acondicionado, abre las ventanillas con el coche en marcha para evacuar la mayor parte del aire caliente. De esta manera no forzarás el climatizador y además, ahorrarás en combustible.


Cuando se te empañe el parabrisas, utiliza el aire caliente. Secará de inmediato el ambiente. Si tarda demasiado en aclarar el vaho, no dudes en llevar a revisión tu vehículo.