Una de las cuestiones más recurrentes antes de adquirir un vehículo nuevo es, ¿diésel o gasolina?

En González de Automoción y de la mano de Rodrigo Sánchez Monasterio, Responsable de producto y precio de Citroën, intentaremos aclarar esta eterna pregunta.

Hasta ahora, la moda en Europa era elegir siempre motorización diésel al ser más económicos, debido a su menor consumo y al menor coste del combustible.

Otra de las principales ventajas es el 20% más de paro, mejores recuperaciones en adelantamientos y un mayor confort en velocidades medias de crucero.

Todas estas ventajas han hecho que esta motorización sea la que más haya crecido en los últimos años.

Sin embargo, se está una nueva corriente que mezcla miedo y rechazo a esta nueva motorización debido a que, se dice, que es mucho más contaminante y va a ser prohibida.

Pero, ¿está justificado este rechazo?

Sin lugar a dudas NO.

Nuevos motores:

Los nuevos motores Blue hdi cumple todas las normativas europeas sobre motorización, actuales y, lo que es más importante, las futuras hasta 2020.

La nueva tecnología Blue hdi basa sus puntos fuertes en:

  1. El catalizador SCR, el cual transforma el óxido de nitrógeno (NOX) en vapor de agua, un gas que no contamina.
  2. Su filtro antipartículas reduce las partículas en suspensión y el humo negro, llegando a niveles de emisión muy próximos a 0.

Este sistema, además de ser seguro y fiable, respeta como ya hemos dicho, todas las normativas europeas actuales y futuras.

Pero, ¿Qué tipo de combustible es mejor para cada conductor?

Antes de resolver esta duda hemos de responder a tres cuestiones:

  1. ¿Realiza trayectos largos a diario?
  2. ¿Hace más de 50 kilómetros al día?
  3. ¿Recorre más de 15000 kilómetros al año?

Si usted responde SÍ a dos de estas tres preguntas su motor es el diésel.

Sin embargo, aún no hemos respondido a las principales preguntas que se plantea todo cliente antes de decidirse por este tipo de motor, la regeneración del filtro y su limitación de acceso a grandes ciudades.

La solución a la primera es simple, realizar un trayecto medio cada cierto tiempo.

Es cierto que para trayectos cortos en tiempo y kilometraje es mucho más recomendable un motor gasolina, puesto que la regeneración del filtro en el diésel requiere un mayor rodaje.

En cuanto al problema de acceso a las ciudades ello dependerá de la etiqueta ecológica del vehículo, y esto depende de las emisiones y no del vehículo.

El nuevo motor Blue hdi cumple todas las normativas y por tanto posee dicha etiqueta.

Por último, y no menos importante, está el tema económico. Un vehículo diésel es más caro, pero, ¿es rentable?

Para responder a esta pregunta nos debemos plantear el horizonte de amortización de un vehículo. Actualmente, la tasa de reemplazo de un vehículo se encuentra en unos 12 años. Los motores diésel consumen menos y el precio del combustible es menor.

Para un kilometraje medio anual de unos 15000 kilómetros la inversión de más se amortizará en unos 4 o 5 años, lo que nos deja un margen de 8 años para sacar incluso beneficio a esta decisión.

 

¡Esperamos que os haya resultado interesante este artículo y os ayude en la compra de vuestro nuevo vehículo!